miércoles, 12 de julio de 2017

Mantel para la mesa TÄRNÖ.

¡Hola chicas, hola RUMS!



Hoy os quiero enseñar el nuevo mantelito que me he hecho para mi mesa Tärnö del Ikea, con cuatro paños de esos que van en paquetes de cuatro.

Me compré esta mesita para el balcón el año pasado. Enseguida eché en falta un mantelito que le acoplara, ya que en verano los viernes solemos cenar aquí ya que se está en la gloria. Vi no sé donde un mantel hecho con los cuatro paños del Ikea que vienen juntos en el lote, pero no me acababa de gustar, ya que cada uno tiene un estampado distinto.



El otro día me hizo click la cabecita, y allá que fui a por otro paquete de cuatro, con la intención de combinar dos de los estampados que casaban bien juntos, y esto es lo que salió.

Lo primero, es descoser (o bien cortar directamente, como hice yo) los dobladillos de los cuatro paños.



Con pintura para textiles, yo elegí este dibujo. Es mi primera vez en estampar telas, y me ha gustado mucho la idea. Preparé un tampón con medio calabacín, pero creo que media patata es más apropiada, ya que la textura es mucho más dura y el dibujo quedará más nítido. Probamos antes sobre un cartón para ver si nos gusta el resultado. Protegemos la superficie donde trabajaremos con un cartón grueso, y a estampar por doquier. Yo lo hice sin orden ni concierto: unas flores en los paños a cuadros...



... y unos lunares en los paños a rayas.

Luego unimos los paños con un pespunte, haciendo coincidir las rayas azules, por dos de los lados cortos, de dos en dos. Tal que así:



Y luego sólo queda unir los cantos largos, sobrehilar las costuras y hacer un dobladillo por todo alrededor. ¡Listo!



¿Qué? ¿Os gusta?



Baratito y muy alegre. y eso que yo no he arriesgado mucho en el estampado...



¡Me voy a ver vuestras propuestas!

Mabel.

jueves, 6 de julio de 2017

Sombrero customizado para la playa.

¡Hola chicas, hola RUMS!

Hoy os enseño cómo un simple gorro de publicidad bancaria ha pasado a ser mi nuevo sombrero para la playa.



Diréis, pues sí que se ha complicado poco ésta... pues tenéis razón. Pero, la otra mañana, limpiando armarios salieron dos sombreros como éste, y como siempre tengo algún resto de cinta por el costurero, pues me decidí rescatarlos (al menos uno de ellos).



Tenía unos patchs que me regalaron con una compra de Calzedonia, y me puse enseguida a ello. Pensado y hecho, creo que no ha quedado del todo mal.

Aquí os enseño el proceso, que como podéis ver no tiene ningún misterio... un resto de bies color fucsia, pegamento textil para colocarlo en la horma, un patch para colocar con la plancha, y de momento ni una puntada ni media... ¡a ver si resiste el primer día de playa!



Y ahora sí, un poquito de postureo...




¡Me voy a ver vuestras creaciones!

Mabel.

lunes, 3 de julio de 2017

5 Razones para ponerse a tejer (y la última te sorprenderá).

¡Hola amores!

Después de una primavera sin un respiro, vuelvo a practicar mi hobbie favorito: las dos agujas.



Me encanta tejer. No tengo demasiada paciencia y mis ratos libres no son tantos como me gustaría, así que no me embarco en proyectos a largo plazo. Pero sin embargo, sí que disfruto tejiendo con agujas e hilos gruesos, ya que te permiten que la labor crezca rápidamente y resulta muy satisfactorio ver cómo puedes terminar una prenda en tiempo récord.

Reconozco que lo que más me gusta hacer son cuellos y bufandas, por su nula presencia de patrones (casi siempre), y porque me aseguro que las utilizaré en un futuro. El resto de prendas, no me resultan prácticas, así que he optado por no tejer cosas que no vaya a usar. Después de todo, invierto tiempo y dinero en los materiales, y odio desperdiciar.



Me di cuenta hace algún tiempo, de los beneficios que me suponía coger las dos agujas. Así que hoy os cuento cuales son.

1. Relax.

Me proporciona mucha paz tejer. Eso sí, siempre que el patrón no sea muy complicado, así que no suelo embarcarme en proyectos demasiado difíciles.

2. Satisfacción.

Resulta muy agradable ver cómo va creciendo una labor; ir probándola para comprobar que todo se ajusta; tocar esos hilos y lanas tan suaves; elegir colores... todo junto para mi es toda una experiencia.

3. Creatividad.

Todo, desde el elegir el color del material hasta decidir cual es el patrón a seguir, estimula la imaginación y mantiene la mente ocupada.

4. Pasión por el Handmade.

Te conviertes en una loca de los hilos, empiezas a mirar las prendas de punto con otros ojos. Te fijas en los fallos, en la textura de las prendas; y en mi caso al menos, empiezas a coleccionar agujas, marcadores y revistas o patrones gratuitos encontrados por la red.

5. Dejas de fumar.

Sí, así es. El mantener  las manos ocupadas distrae y mucho de las ganas de encenderse un cigarro. Al menos en mi caso, que soy lo que yo denomino "fumadora antisocial", ya que sólo me apetece fumar cuando estoy en casa. Si tengo una labor entre medias, cojo las agujas, le pego unas vueltas al tejido y se me pasan las ganas de fumar. Lo que no entiendo ni yo misma es cómo no tengo siempre una labor a medias...

Si os parece poco, encima tenemos un montón de tiendas online que nos mandan nuestros pedidos a casa... y de los encuentros bloggers no hablo porque aún no he asistido a ninguno, pero tienen que estar genial también.

¿Necesitas más motivos para ponerte?

jueves, 9 de marzo de 2017

Suéter de Verano a dos agujas (con tutorial) muy fácil.

Hoy os enseño mi último proyecto a dos agujas.



Un jersey de verano calado, fresquito y super fácil de tejer.  Tenía ganas de atreverme con un jersey para mi, pero mi impaciencia me impide meterme en proyectos que requieran muchas horas. Sin embargo, éste es tan fácil y se teje tan rápido que me atreví, y me encanta el resultado.



Está tejido con dos hebras de perlé trabajadas juntas. Con agujas del nª 8, está hecho en cuatro tardes. Y para principiantes.



Yo he combinado el canesú con blanco, sustituyendo una de las hebras de color por una blanca, para darle un toque diferente. El punto es tan sencillo que, después de hacer un dibujo, te sale solo.


¿Vamos a ello?

Materiales:

250 gr de perlé, repartidos en 200 gr (4 ovillos) de color y 50 gr (1 ovillo) en blanco.
Agujas del nº 8 y una aguja lanera.

Explicaciones:

Con la hebra puesta doble (en color) montamos 63 puntos. Trabajamos 4 vueltas en elástico 1/1. Luego, pasamos al punto fantasía, que se hace así:

1º vuelta: todos del derecho.
2º vuelta: todos del revés.
3º vuelta: 1 punto del derecho, 2 puntos juntos del derecho, 1 hebra. Repetir.
4º vuelta: todos del revés.
5º vuelta: todos del derecho.
6º vuelta: todos del derecho.
7º vuelta: todos del derecho.
8º vuelta: todos del derecho.

Repetir este dibujo las veces necesarias para hacer el largo. Tenemos en cuenta que la labor hay que bloquearla acabada la prenda y quedará más larga. Yo hice cinco dibujos antes de la sisa y me llega a la cadera, y mido 170 cm.

A los cinco dibujos, añadimos 6 puntos al principio y al final de la vuelta: total 75 puntos. Estos puntos se tejerán siempre al derecho (formando las manguitas).

Acabadas las 8 primeras vueltas tras el aumento de la manga, sustituimos una hebra por una blanca y trabajamos dos dibujos completos (16 vueltas).

Volvemos a sustituir la hebra blanca por otra de color y trabajamos 6 vueltas a punto derecho. Cerramos todos los puntos.

Trabajamos otra pieza igual.

Bloqueamos las piezas humedeciéndolas y dejando secar sobre una tabla de planchar dejando la prenda estirada pero sin forzar, para que el dibujo quede plano.

Cosemos costados y hombros, dejando el escote a nuestro gusto de abierto.

¡Y ya tenemos nuestra prenda acabada!

Me encanta, sirve igual para llevar encima del bañador para ir a la playa o sobre un top de tirantes blanco, ya que la prenda queda muy transparente.

Con esta labor participo en el Rums, que ya le tenía ganas.

¡Próximamente, fotos con relleno!

Mabel.




viernes, 3 de marzo de 2017

5 Ideas (geniales) para reciclar vaqueros.

La primavera está a la vuelta de la esquina. Y con ella, la limpieza de armarios y de nuestro hogar en general. Seguro seguro, que algún jean en desuso se queda fuera de nuestro guardarropa, bien porque no quepamos en él (no te engañes, no volverás a ponértelo en condiciones por mucho que adelgaces), bien porque es un modelo del año de tu comunión y ni de coña volverás a usarlo, 
o por el motivo que sea.

Yo suelo descoser y cortar los trozos de tela que están en buenas condiciones. Y los guardo. Y me pasa lo mismo que con los armarios de la ropa: que más pronto o más tarde hay que hacer algo con ellos. Ya os mostré este estuche genial en forma de búho, que utilizo muchísimo en verano para guardar cositas en la bolsa de la playa. Hoy os traigo 5 buenísimas ideas para reciclar tela vaquera. Me han gustado por lo fácil de su costura, porque son atemporales y porque cualquiera puede hacerlas. Espero que os gusten.

1-Un tote para ir al mercado o a la playa.

El destino lo eliges tu. Esta bolsa es genial, espaciosa y resistente. Y lo mejor es que la puedes personalizar como quieras, eligiendo el estampado de la lona.



El tutorial para hacerla lo tienes aquí.

2-Un sencillo estuche.

Para personalizarlo como quieras. Lo mismo te sirve para las agujas de tejer como para bolígrafos y demás. Incluso para tus cosméticos.



El tutorial para hacerlo lo encuentras aquí

3-Tiburón tragón.

Si te sientes algo más creativa, y el tejido del que dispones es más blandito, puedes intentar este fabuloso estuche para nños. Genial es poco.


El tutorial para hacerlo lo encuentras aquí.

4-Un almohadón muy molón.

Lo ideal es tener dos telas de vaquero de colores diferentes, si tienes esa suerte necesitas hacer esta simpática ballena. No sólo para niños, es chulísima la mires por donde la mires.


El tutorial para hacerla lo encuentras aquí.

5-Revistero blandito.

Este revistero puedes hacerlo combinable con cualquier ambiente, todo dependerá de la tela que utilices para el forro. Me encanta y lo veo en mi comedor, junto a la butaca de lectura, ¿no os parece?


El tutorial lo encuentras aquí.

¿Qué os han parecido? Yo creo que son ideas creativas y muy prácticas, y podremos dar a nuestros viejos vaqueros una segunda oportunidad. ¡Y siempre a vuestro gusto!

Mabel.

jueves, 23 de febrero de 2017

Tres tutoriales de neceseres bonitos y sencillos.

Sí sí. sigo viva... ¡por fin he vuelto!

Cuatro meses ya desde mi último post, ¡cómo pasa el tiempo! Claro que si no me he pasado por aquí no ha sido por falta de ganas, pero sí por falta de tiempo (y de ideas también, reconozcámoslo).

Peeero... la excusa perfecta para volver a asomarme por aquí han sido mis vacaciones, que serán dentro de 8 semanas. La verdad es que ya llevaba tiempo queriendo hacerme unos neceseres bonitos para cuando preparo las maletas, y este año he decidido que por fin me voy a poner a ello. Aún tengo tiempo y ya he decidido lo que voy a hacerme.

Un neceser para cosméticos.




Sí, uno bien chulo y con buena capacidad. Este modelo es genial por su forma cuadrada, lo que le da un interior muy aprovechable. El tutorial lo tienes aquí.

Un neceser para el bolso.



Sencillo, pequeño y que no abulte. Lo justo para llevar la crema de manos, el cacao o glos labial, el cepillo de dientes plegable y el dentífrico de tamaño viaje. Y poca cosa más. El tutorial lo tienes aquí.

Una bolsa para la ropa sucia.



Con un tamaño mediano, ligera y que no abulte, pero no por ello bonita ¿no me dirás que no es chulísima? Vamos, lo tengo clarísimo, ésta es la que quiero hacerme. El tutorial lo tienes aquí.

Con las tres piezas en telas combinadas, sale un conjunto la mar de bonito, o al menos así lo veo yo en mi cabeza. Me voy a poner manos a la obra pero a la de ya.

¿Os han gustado? La semana que viene os cuento mis avances...

¡Besos!

jueves, 20 de octubre de 2016

Ajustar una Sudadera Oversize.

¿No os ha pasado alguna vez? Ves una prenda que te llama, y te la tienes que llevar. Sin preámbulos. Para una cultivadora de tomates como yo, esto era una provocación.



Pues bien, os cuento mi periplo.Te compras una prenda en tu talla habitual, sin probártela, a sabiendas que te va a quedar más o menos bien, y te encuentras con un despropósito como éste...



Yo no sé que ha pasado esta temporada, pero al tío Amancio se le ha ido la olla. Hice mi pedido online (como tantas otras veces), y me encuentro con que dos de las prendas tallan bien, pero la sudadera, talla XL que es la que suelo comprar para ir bien cómoda, resulta que de oversize nada... ¡esto es un saco!



Y para colmo. el precio de la prenda no compensa el gasto en gasolina y el tiempo a invertir para cambiarla. No en mi caso. ¿Y qué haces? pues coger la tijera, claro.



Le descosí los puños, le corté como 5 cm de tela y los volví a colocar en su sitio. Y el bajo, directamente le corté 10 cm goma incluida, para dejarla sueltecita, que mi marido ya le había echado el ojo y tenía que dejarla algo más femenina. Sin elástico bajo, el hurto maridil queda descartado.



Ahora sí que si.



¡Lista para mis mañanas de running! (en cuanto tenga tiempo, claro, jajjajajaja)

Y con mi fitpost, participo en el rums de esta semana.

¡Voy a ver que habéis hecho!

Mabel.